I. ¿Omega 3 y Omega 6?

Hoy la cuestión va de grasas. Pero no unas grasas cualquiera, sino ácidos grasos esenciales.

¿Por qué tanto hincapié en “fuente rica en Omega 3” o “enriquecido con Omega 3”, por todas partes?.

Puro marketing, queridos míos…, porque al fin y al cabo, aunque esté enriquecido…, ¿me vais a decir que es lo mismo algo que está artificialmente enriquecido que algo que naturalmente tiene presentes minerales, vitaminas y ácido graso esencial omega 3 o 6?.

Para los que estén afirmando esta pregunta, PUNTO NEGATIVO para vosotros. Sí, como en el colegio. Todas esas “maravillosas” palabras que suman al producto cositas que ya deberían estar presentes de forma natural, al añadirlas de forma artificial (las diversas compañías), generan residuos metabólicos en nuestro organismo. Y…, ¿quién quiere residuos en su cuerpo si no los vamos a poder deshechar o nos vamos a perjudicar?. You know.

Habréis escuchado eso de que las grasas pueden ser de dos tipos:

  • Saturadas. Cuya forma es inconfundible porque es sólida y normalmente es de origen animal aunque también podemos encontrar grasas saturadas en el aceite de coco (o el mismísimo coco), y la manteca de cacao.

¿Qué ocurre con la grasa saturada?

Ocurre que si absorbemos más de lo que debemos, se produce en nuestro cuerpo un exceso de toxemia. Esto quiere decir que nuestros depósitos de grasa están demasiado bloqueados, nuestras arterias están que no pueden más, lo cual dificulta la circulación de la sangre y esto da mayor facilidad de cara a infartos, trombos, obesidad, cáncer de mama (sí, cáncer de mama, y hay evidencias de ello).

  • Insaturadas. Predominan en alimentos de origen vegetal, aunque también podemos encontrarlas en los animales. Este grupo se encuentra clasificado en dos tipos de grasas más:
  1. Monoinsaturadas – OMEGA 9. Son más estables al someterse a temperaturas elevadas (Ej. Aceite de Oliva).
  2. Poliinsaturadas. Ácidos grasos esenciales delicados que se enrancian con muchísima facilidad, por lo que es necesario que se conserven en frío y bien cerrados para evitarlo, como el aceite de lino, o el de cáñamo.

Pero, ¿qué es lo que regula todo para que salga bien?

Las Prostaglandinas.

Las prostaglandinas son moléculas de vida corta que regulan la actividad de los tejidos en las que se encuentran.

¿Cómo?

Mediante un mecanismo que se produce en los tejidos: la INFLAMACIÓN.  Y ya hemos hablado varias veces de ella. Las prostaglandinas regulan el proceso preinflamatorio y antiinflamatorio.

Parece que es una información de M**rd* pero todo va relacionado, calma.

Vamos con los ácidos grasos esenciales poliinsaturados que conocemos, como esos conocidos de vista a los que saludamos o no…

  • OMEGA 6 o linoleico. Es precursor de unas prostaglandinas que se llaman PG1. Éstas regulan el proceso de inflamación. Son PROinflamatorias gracias a un ácido que sintetizan: el ácido Araquidónico.

Os preguntaréis cómo puede ser que sean PROinflamatorias! No os preocupéis, al mismo tiempo son ANTIinflamatorias puesto que esas PG1 son precursoras de un ácido llamado Linolénico, que es antiinflamatorio.

¿Dónde podemos encontrarlo?

En aceites de semillas prensados en frío (girasol, sésamo, maíz), en semillas o frutos secos oleaginosos, en cereales en general, legumbres, aceite de hígado de bacalao, y el ácido gammalinolénico (GLA).

El ácido Gammalinolénico es la parte inflamatoria del omega 6.

¿Quién lo posee? Las semillas de Onagra, que suelen recomendarse a mujeres que tienen problemas con la menstruación porque les duele mucho, por que se les inflama la zona pélvica, las mamas, etc. También se encuentra en la Espirulina.

¿Problema? Como hemos visto, el ácido linoléico es precursor de la PG1, que regula tanto inflamación como antiinflamación. Esto es así porque sintetiza el ácido GLA, que es el antiinflamatorio, pero también sintetiza el ácido Araquidónico. Por lo tanto, se produce una antiinflamación a costa de una PROinflamación.

De este modo, si se suplementa con aceite de Onagra, rico en omega 6, para que dé buen resultado, habrá que suplementar a la vez con aceite rico en w3 y que así haya un equilibrio adecuado entre w3 y w6.

De ahí lo que os comenté en la publicación de las pastitas en Facebook:

Para conseguir un equilibrio adecuado de Omega 3 y Omega 6, la proporción de su consumo tiene que ser 1:1.

En cambio, ¿qué hacemos nosotros normalmente en nuestra dieta y qué es lo que observamos a nuestro alrededor? Solemos observar una proporción de 1:10 o, incluso, 1:30; donde 1 es omega 3 y 10 ó 30, omega 6 (PROinflamatorio). En estos casos  en los que el foco se pone en el omega 6, hay una inflamación tan grande en el organismo, que la persona puede haber desarrollado incluso cáncer.

Este Omega 6, proinflamatorio, se encuentra también en la carne, pescado, huevo, lácteos, maíz y la soja. De esta forma, una dieta rica en estos alimentos, así como los vegetales que hemos dicho que contienen w6, crea tal desequilibrio que al final acaba formando esas proporciones.

  • OMEGA 3. Ácido Alfalinolénico. Éste proviene de fuentes vegetales. También es denominado como ALA o Eicosapentanoico (EPA), o Docosaesanoico (DHA) si proviene de fuentes animales.

En el caso en que provenga de fuentes animales, es mucho más fácil de asimilar que si viene de fuentes vegetales.

¿Cómo hacer para asimilar el W3 si viene de fuentes vegetales?

Teniendo un organismo en condiciones óptimas, sin más. De esta manera, no hay ningún problema. Esto es así porque el organismo tiene que hacer unas funciones de conversión y, si funciona bien hará las conversiones correctamente; mientras que si no funciona bien, no las conseguirá hacer.

Por lo tanto, además de llevar unos hábitos de vida en pro a lo que sentimos y escuchamos de nosotros mismos que necesitamos, el estrés infiere mucho, por lo que habría que aumentar el descanso.

Por regla general, las personas no queremos quebrarnos la cabeza y lo queremos todo masticado, aunque hay veces que el sentido en sí del proceso de hacer pierde sentido si nos lo dan masticado…, no llegamos a entender, a integrar

Hay veces que nos recomiendan ingerir aceites de pescado y hay que tener mucho cuidado. Un ejemplo es la recomendación por el aceite de hígado de bacalao para aumentar la cantidad de omega 3. Y, ¿qué ocurre? Bien, este animal tiene todas las toxinas que están en el mar y que, precisamente, se acumulan en nuestro hígado: dioxinas, mercurio, otros metales pesados como el plomo, catnio o, incluso, arsénico. Si a esto, además, le sumamos que son peces de piscifactoria y se les han tratado con hormonas, antibióticos y piensos que ya venían siendo transgénicos y que, a su vez, se habían cultivado con pesticidas…, pues ese w3 que estábamos tomando NO NOS ESTÁ HACIENDO mucho BIEN que digamos…

¿Cómo solucionar esto?

Tomemos algas. Las algas son un muy buen sustitutivo si no queremos tomar pescado y, además, en los potajes, salteados, arroces, y demás, dejan aroma y sabor a mar. De esta forma, confundimos a nuestro cerebro. Pero no os quedéis con que lo confundís y ya está…, no, hay mucho más, tienen muchísimas propiedades y, sin saberlo, las consumimos en muchos productos, no solo alimentarios. Para ello, te remito a la entrada en la que explico las breves razones por las que incluir las algas en tu menú. He de decir que yo estoy empezando por la Kombu porque soy muy especialita con los sabores y, sobre todo con los de mar, pero voy adaptándome muy bien e incorporando poco a poco más…, Roma no se hizo en un día.

Para que esta entrada no se alargue mucho más, explicaré lo que me queda sobre los omegas en la próxima entrada. Así que espero que te haya gustado la información que te he facilitado y que pongas en práctica todo lo que puedas, y cuando quieras y puedas. Recuerda siempre que…

QUERER ES PODER y que…, EL CONOCIMIENTO ES PODER.

Te deseo una linda tarde-noche! Disfruta del fin de semana!!

Mañana tendrás la segunda parte de esta entrada 🙂

ABRAZO ENORME <3,

~ Ayleen C. Safarian

 


2 thoughts on “I. ¿Omega 3 y Omega 6?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s