KUZU y…, ¡a la taza!

Creo que más de uno lee esto y no le falta tiempo para pensar y alucinar con el aroma del chocolate.

Madre del amor hermoso, me estoy haciendo una experta en los chocolates a la taza. Hoy, después de casi un mes sin probar una pizca de cacao, me ha entrado el venate y me he hecho un buen “a la taza”. Esos de toda la vida que apetece hasta tomárselos con “churros”.

Ojito con esto, hermosos…, que cuando digo esos de toda la vida, no me gustaría a estas alturas que pensáseis que lleva lo mismo, sobre todo tratándose de mi… NO!, pero sí sabe igual, o MEJOR!.

Lo he disfrutado como una enana, con cuchara en mano y borrías por toda mi cara. Sí, hasta en la nariz.

Siempre suelo hacerlo a ojo, porque soy así de especial y cuando algo se me mete en la cabeza, en el paladar o cualquier otro sentido, me da igual la receta… Voy a por ello. A saco.

Evidentemente, queridos míos, hay veces que sale una total catástrofe y que, dejarme llevar tanto por mi impulso paladil no es tan buena idea. AHHHHH-mi me da igual, yo pruebo y punto. A lo loco.

Esta vez lo hice con leche de arroz ecológica, aunque la próxima vez la volveré a hacer con mi propia leche vegetal porque me fío más y está más güena que ná. Además, le añadí cacao en polvo desgrasado y sin edulcorantes añadidos ni azúcar refinado. Cacao en polvo NATURAL, ecológico. Ya explicaré lo de natural porque, el otro día con mi prima tuvimos una gran charla sobre el cacao y las variedades.

No. NO se vale COLA-CA.O.CA, ni Nesqk ni Paladprf, etc., etc.

Para espesar, mis amores, KUZU, en lugar de la Maizena: maíz súper mega refinado y transgénico.

En mi anterior entrada expliqué algunas consecuencias derivadas del consumo de maíz súper refinado, transgénico y, sin más, maíz. Su alto contenido en aflatoxinas- al igual que los cacahuetes-, siembran cáncer de hígado; sumado a una alta ingesta de proteínas diarias, favorecen el proceso de brote canceroso.

Pero vamos a lo importante, porque sin información ni conocimiento de causa no hay uso.

El kuzu, raíz de la Pueraria o raíz de arruruz, originario de China o Japón; es eficaz para combatir la fiebre, los trastornos intestinales, las náuseas, fatiga y la debilidad general. Para su toma, suele recomendarse diluir 2 cucharaditas en un vaso de agua fría y beber. Fría porque si lo intentáis en caliente se os hacen pelotillas y váis a comeros grumos, sin más. Es muy muy MUY, y cuando digo muy, es MUY parecida a la Maizena pero con muchísimas más propiedades y mucho más nutritivo. Éste es muy utilizado por la MTC (Medicina Tradicional China) por sus propiedades terapéuticas, siendo considerado una de las 50 plantas fundamentales.

¿Inconveniente?

Quizá el precio; quitándole el quizá. Conseguí un paquetito de Kuzu de estos supermercados de toda la vida que están comenzando a incorporar productos ecológicos y naturales (algunos más que otros). El paquetito en cuestión me costó 5,30 € los 150 gramos. Me consta que se puede conseguir más barato, aunque también más caro.

De toda la vida, cuando tenemos ciertos problemillas intestinales, tomamos el agua de hervir arroz. O, incluso, una crema de arroz cocido (incluyendo el agua). Esto, ayuda a cortar la diarrea y mejora el estado de nuestro aparato digestivo. No es ningún descubrimiento. Todos de pequeños hemos tenido alguna gastritis y hemos estado a base de esto, soñando por las noches con un buen plataco de lo que fuese (menos eso).

Pues bien, el kuzu va por el mismo camino. La forma en que se obtiene, como bien hemos dicho, es a través de una raíz y, específicamente, esta raíz se muele y se lava varias veces. Una vez hecho esto, se dejan secar y el resultado son unas pequeñas piedras blancas.

pueraria-lobata-root
1. Tiene una alargada flor al estilo de la lavanda con la diferencia de sus intensos tonos magenta y amarillos en el centro.
20-2b
2. Raíz de la Pueraria.
kuzu
3. Kuzu tal cual lo adquirimos.

                                                                                          ¿BENEFICIOS?

Si pusiésemos en una balanza las ventajas frente a los inconvenientes, podríamos observar que las ventajas dejarían al aire los inconvenientes.

  1. Esta raíz mejora gratamente nuestra flora intestinal, ayudando a regenerarla. Por tanto, en tema de candidiasis, como yo tuve, viene fenomenal y, también tras haber tomado antibióticos, lo cual viene de la mano; pues éstos destruyen nuestra flora intestinal y j*od* nuestro sistema inmunológico, provocando variaciones en nuestro ph y generando esos hongos tan odiosos (aunque no siempre tiene por qué ser así, depende de la persona), entre otras consecuencias.
  2. Además, influye en nuestro hígado de forma totalmente positiva, limpiando y liberándolo de toxinas perjudiciales.
  3. Como hemos dicho, a nivel intestinal nos ayuda muchísimo, por sus propiedades antiinflamatorias.

Sumado a todo esto, he de decir que, investigando, también he leído que puede ayudar a tratar el alcoholismo, reduciendo los síntomas de la abstinencia y, además, para ciertos problemas de pulmón que estén originados por la debilidad que pueda haber en el intestino grueso (asma y bronquitis).

El Kuzu puede utilizarse para lo que nos dé la real gana: salsas, batidos (con o sin leche vegetal), sustituyendo la avena (aunque habría que utilizar una cantidad mayor y, por lo tanto saldría menos económico), para chocos a la taza y postres.

Espero os haya gustado esta información y la integréis en vuestro día a día.

 

Un abrazo ENORME!,

~ Ayleen C. Safarian


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s