Kiwi, mandarina, limón y un ETC muy verde.

Buen día!!,

no soy yo mucho de batidos verdes“…, eso me dije cuando erré por primera vez. Desde que me hice regular el primer batido y utilicé los tallos en lugar de las hojas y se me formó un grumo lleno de fibra indigerible, cada vez que pensaba en un batido verde me entraban náuseas.

Hoy he decidido no limitarme, ni con los ingredientes que lleva y quizá no tengo, ni con mi primera experiencia…, porque a veces las primeras experiencias no son determinantes y no vienen por lo de fuera si no por algo que nosotros mismos no hemos hecho muy bien. Aunque, al menos, lo intentamos y lo hicimos lo mejor posible. GENIAL!, eso significa que estamos abiertos y hemos roto el hielo.

Ayer fui a recoger mi pedido ecológico. Ya estaba un poco hasta… de tanto plátano matutino, aunque no note el sabor, noto la textura y, si nolosabéisyooslodigo, comemos y se nos antoja por TEXTURAS.

Como iba diciendo, pedí unos kiwis y unas peras, entre otras verduras y hortalizas…, (por MÍ, aún tengo las sensaciones del plato que nos hicimos ayer y CÓMO LO DISFRUTÉ!). Me dije: “gracias a que no me quedan platanitos y se me han rajado un par de kiwis por el camino en la bici, tomorrow… BATIDO VERDE!”. Bueno, no fue tan espléndido como lo cuento y eufórico, pero sí quería volver a probar… Esta mañana sí que he sido algo más entusiasta porque he pasado una noche un poco de perros: me dolía el estómago, he tenido pesadillas, calor, frío. Uf, qué chunguez de noche. Así que, mi cuerpo me está informando de que necesita depurar. Y, yo le digo… pues vale, toma.

Abro el Máster, abro la parte de batidos verdes para ver qué puedo hacer con lo que tengo y veo una receta perfecta. TARÁA! PUM.

Sí, pum de caer, de MI*RD*. Me faltan ingredientes. Imagináos cómo de repente se crea una nube negra a vuestro alrededor y comienzan miles de voces en tu cabeza que parece que vienen de fuera: “y ahora qué”, “pero no va a tener las mismas propiedades”, “pero me va a faltar”, “pero yo no quiero tanta cantidad”, “y si le echo más de esto y le añado lo otro?”-la nube se va disipando-, “anda, pero si puedo sustituir esto por lo otro”, “C*ñ*, pero si así me va a salir muy rico”, “LO TENGO”-la nube desaparece-. Sí, ese es el proceso.

De ahí el ILIMITARNOS. A veces dejamos para mañana algo o para más tarde, que al final se acaba convirtiendo en dentro de dos semanas, 1 mes o 2 años. Sí, ríete porque lo sé y yo también lo he vivido. Todo es mental.

Al carajo. Lo hago con lo que tenga, me va a sentar igual de bien…

MI BATIDO DE KIWI, MANDARINA, LIMÓN y un ETCÉTERA MUY VERDE

15995310_992270294212143_8190970040886060728_o

~ Ingredientes para 600-700 ml de batido

  • 1 kiwi
  • 1 mandarina
  • 1 chorrito de limón
  • 500-600 ml agua filtrada o mineral
  • 1 cucharadita de hierba de trigo
  • 1 cucharadita de espirulina

~ Preparación

Deshuesar las mandarinas y triturar todos los ingredientes. Beber inmediatamente.

Sí es cierto que en lugar de agua puede utilizarse rejuvelac, lo cual hace que los nutrientes de nuestros alimentos se vayan yendo mucho más lentamente. Además, también puede utilizarse agua de coco, leche de coco, kombucha, kéfir o té verde helado (más para los veranitos que otra cosa…, aunque siempre hay alguien a quien le apetece frío en frío). Eso sí, recordad que es mucho mejor que lo que tomemos esté a la temperatura de nuestro cuerpo para que no haya contraste de temperatura y no nos j*od* la función de algunos órganos internos.

La receta inicial lleva en lugar de agua, rejuvelac; y 1 manzana verde, la cual es una fruta neutra, poco dulce y, por tanto no excesivamente rica en hidratos de carbono simples y de absorción rápida. Así mismo, la mandarina y el kiwi también son frutas de bajo índice glucémico. Por eso, consideramos que este batido es muy depurativo, digestivo y desintoxicante, controlando nuestros niveles de azúcar en sangre.

Por otra parte, observamos que aparece la famosísima hierba de trigo. Ésta es rica en clorofila, un pigmento verde que se encuentra en las plantas, al que podríamos llamar energía solar concentrada. Las hojas reciben la energía de la luz solar que se almacena en ellas. La clorofila nos protege de los cancerígenos como ningún otro alimento o medicina: refuerza las células del cuerpo, depura el hígado y neutraliza químicamente los tóxicos del organismo.
El zumo de hierba de trigo contiene oxígeno líquido, según el bioquímico alemán Otto Warburg, que obtuvo el premio Nobel por un estudio en el que revelaba que las células cancerígenas no resisten a la presencia de oxígeno.

En cuanto a la espirulina, es un tipo de alga y, como todas las algas, destacan sobre todo por su riqueza en sales minerales y oligoelementos, pero también son ricas en vitaminas y proteínas. Ésta posee un 70% de proteína y, en ella están presentes todos los aminoácidos esenciales, hierro (incluso 20 veces más que otros considerados como fuentes vitales de este mineral), provitamina A y vitaminas B1, B2 y E. Es el alga más rica en clorofila. También podemos conseguir de ella importantes concentraciones de calcio y magnesio, con la ventaja de que carece casi por completo de sodio. Interviene en la regulación de toda la red hormonal, gracias a ser el único alimento, junto con la leche materna, que contiene cantidades apreciables de ácido graso gammalinolénico (GLA).

Quizá el único inconveniente (para algunos), es su sabor, que es muy intenso y potente, así que siempre se trata de enmascarar con otros alimentos de sabor fuerte e intenso y tomarlo en su justa medida.

Por último, voy a explicar brevemente qué es el Rejuvelac. Ésta denominación se le da a cualquier líquido que haya sido fermentado por un moho, bacteria o levadura, y presenta propiedades digestivas. A mi, por ejemplo, habiendo pasado la nochecita que he pasado, el rejuvelac me habría sentado genial en el batido, pero no lo tenía preparado.

Contiene 8 de las vitaminas del grupo B, y vitaminas E y K. Suele tomarse muy de poco a poco en ayunas (un taponcito y de ahí ir sumando medio cada día), porque es tan tan TAN depurativo que puede producir náuseas, diarreas o, incluso, vómitos si lo toman personas que están muy intoxicadas. Con esto último me refiero a cualquier persona que lleve una dieta pobre desvitalizada, basada en alimentos muertos o muy procesados, como carnes, dulces, cereales refinados, bebidas industriales, etc.

El limón contiene una cantidad importante de fibra dietética, fundamentalmente pectina, lo cual favorece esa sensación de saciedad y nos permite algo de control frente a la compulsividad o ansiedad; así mismo, aporta una gran cantidad de vitamina C (la cual posee un gran poder antioxidante y es indispensable para la producción de colágeno), potasio y otros minerales y vitaminas, como el calcio, magnesio y ácido fólico; nos refuerza el sistema inmunológico, por su acción antiséptica; ayuda a prevenir el cáncer, por compuestos fenólicos, como los ácidos cafeico y ferúlico, así como algunos flavonoides, como la hesperidina, con efecto antioxidante, capaces de inhibir la actividad carcinógena; y previene la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, puesto que se refiere que la hespiridina presenta acciones vasoprotectoras, antiinflamatorias, antihipertensivas, hipolipemiantes (propiedad de disminuir los lípidos en sangre), y diuréticas.

Con toda esta información, espero que os animéis y lo hagáis en casa!! NO OS LIMITÉIS!!

DISFRUTAD!

Buen, BUENÍSIMO DÍA! ❤

 

Abrazo GIGANTE,

~ Ayleen C. Safarian

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s