Inflamación: causa de enfermedad I

Barev*!,

Mis palabras siempre son las mismas, nada viene de todo ni todo viene de nada… Esto quiere decir que hay mil justificaciones a nivel introspectivo para determinar la tan ansiada respuesta a nuestro por qué.

Todo influye y, aunque hay veces que nos hacemos los fuertes, algo se clava dentro de nosotros y ese mismo pinchazo puede ser recurrente e intenso, da igual el tiempo que pase o si somos al 100% conscientes del por qué de ese pinchazo…, ya sea en el pecho, ardor en la garganta, en el estómago, dolor de cabeza, sensación de embriaguez (sin haber bebido nada), tensión, nerviosismo, lumbago, dolor articular, muscular, reacciones, actitudes que ni nosotros mismos comprendemos, comportamientos autodefensivos sin justificación y sin causa, y un largo etcétera.

Pensemos, queridos amigos, compañeros, familia…:

  • ¿Qué genera mi dolor?
  • ¿Cuándo fue la última vez que sentí esto mismo?, ¿y la anterior a ésta?
  • ¿Qué es lo que realmente quiero?
  • ¿Qué siento cuando me boicoteo? ¿Por qué lo hago?

El “todo” somos nosotros y, al mismo tiempo, somos nosotros quienes creamos la “nada”.

Ansiedad, depresión, enfermedades neurodegenerativas, tumores malignos y benignos (¿qué suerte?), enfermedades autoinmunes…

El pasado 28 de octubre asistí a una Conferencia de Josep Pamiès en Coín:

Una dulce revolución;

basada en plantas medicinales y terapias naturales de bajo coste.

¡Cuántas reflexiones y conclusiones en común!, ¡cuántas dificultades para el desarrollo y consecución de un proyecto que puede beneficiar a las personas que nos rodean!.

¡Cuántas personas que padecían alguna enfermedad j*od*id* e iban en busca de otra alternativa sin efectos químicos adversos! ¡Gente despierta, reflexiva, crítica! Y quizá, como yo hasta hace unos años, ¡escéptica!.

El escepticismo radica en la composición del desconocimiento, la ignorancia, el miedo y la inexperiencia.

En mi próxima entrada, expondré lo que él amablemente quiso compartir con nosotros y seguirá compartiendo, porque ese es su objetivo.

Como bien sabéis u os estáis introduciendo, la inflamación persistente puede provocar graves consecuencias en el interior de nuestro cuerpo. Involucrada en padecimientos de obesidad, diabetes, cáncer, depresión, autismo, asma, artritis, cardiopatía isquémica, esclerosis múltiple e incluso Parkinson y Alzheimer…

¿Alzheimer?

Exactamente. Lo que ocurre a a nivel cerebral es INFLAMACIÓN, un proceso fundamental que la investigación científica ha podido demostrar para desarrollar esta enfermedad.

Hay una gran cantidad de sustancias bioquímicas que están relacionadas con la inflamación, tanto del cerebro como del resto del cuerpo y, en el caso del Alzheimer, estas sustancias están elevadas e incluso pueden usarse para predecir deterioro cognitivo y desarrollo de demencia.

Y yo me pregunto…, ¿qué pasaría si las personas que se encuentran alrededor o incluso esas mismas personas que padecen, supiesen la cantidad de productos o circunstancias y emociones que digieren y están propiciando lo que sufren?.

El mes pasado vi en la tv (algo que suelo hacer rara vez), el programa de una chica bailarina con diabetes y obesidad. Hablaba sobre su traumática experiencia al ir cogiendo peso a partir de su acceso a Universidad, lo cruel que es el ser humano a veces (aunque no tod@s ni siempre) y cómo ha ido desarrollando diabetes y superando esas situaciones. Lo que a mi me encantaría es hablar con esa persona para comentarle lo poco que sé y lo muchísimo que podría beneficiarle. La entiendo y, como persona con esa inmensa energía positiva que se transmite hasta al otro charco, la quiero y quiero ayudarla. Encontraré la forma.

Tras este inciso, no voy a mencionar las sustancias bioquímicas relacionadas con esta enfermedad neurodegenerativa porque no quiero aburriros, aunque si hay alguien interesado, se lo paso.

¿Azúcar?

Oh, sí, queridos y queridas…, ¿cómo Azúcar Invertido no iba a mencionar algo así?. Si algo me ha hecho aprender mi experiencia a la fuerza ha sido que el azúcar es asquerosamente MALA. Y, cuando digo esto, brotan en mi mente ráfagas y secuencias de imágenes de diferentes personas repitiéndomelo una y otra vez y, a mi misma preguntándome el por qué. Ya lo sé.

Gracias experiencia, te debo mi salud.

Los niveles altos de azúcar en sangre dan una gran sacudida en forma de inflamación en el torrente sanguíneo, puesto que el exceso de azúcar puede ser TÓXICO si no es transportada y utilizada por las células. Desencadena una reacción llamada glicación, proceso biológico por el cual el azúcar se adhiere a las proteínas y a ciertas grasas, lo cual provoca la deformación de moléculas que ya no pueden funcionar bien.

En el cerebro, las moléculas de azúcar y las proteínas cerebrales se combinan para producir nuevas estructuras que resultan letales y contribuyen a la degeneración del cerebro y su funcionamiento.

La relación específica entre un un mal control del azúcar en sangre y el Alzheimer es tan sólida que los científicos empiezan a llamarle a esta enfermedad: diabetes tipo 3.

Los hallazgos científicos demuestran que las alteraciones del microbioma intestinal sientan bases para el desarrollo de la diabetes y la proliferación de productos de la glicación avanzada, incrementando el riesgo de desarrollar Alzheimer.

Hay muchísimos científicos e investigadores que discuten las elecciones alimenticias como una influyente opción para mejorar la microbiota. Señalando, así mismo, que hay diversas hierbas y complementos naturales que se sabe que poseen propiedades antidiabéticas (para controlar el azúcar en sangre), antibióticas, antifúngicas, antitumorales. Un ejemplo es la berberina y el ginseng, componentes herbales de la medicina tradicional china, que modifican las composición de las bacterias intestinales para bien o son metabolizados por éstas antes de ser absorbidos por el cuerpo.

Pero, ¡no te quedes con sólo estas dos!, la naturaleza nos brinda con miles de alternativas efectivas.

No sólo el gluten, el azúcar, la ausencia de grasas saludables, ejercicio físico o sueño reparador  influyen en la alteración de nuestro microbioma, sino también los antibióticos y otros medicamentos, el agua clorada, ciertos alimentos, e incluso el estrés a la hora de determinar la diversidad y el equilibrio de las bacterias intestinales y tomar el punto de referencia de la inflamación.

Suelo mirar los prospectos de los medicamentos con miedo, y no es coña. Al primer apartado al que me voy es a los ingredientes, a ver si reconozco alguno y, el segundo son los efectos adversos o secundarios.

El otro día le comentaba a mi prima en el coche…: C, ¿por qué tienen que saber bien los medicamentos?, ¡me parece absurdo!, un medicamento tiene que saber mal para que las personas que lo “necesitan”, lo tomen sólo en esos casos y no cada vez que les apetezca. ¡Un ejemplo es el Dalsy!, de pequeña estaba deseando ponerme mala para tomarme ese jarabe. Incluso si llegaba a cogerlo de donde estaba para pillar un taponcito, lo hacía, ¡aunque no estuviese mala…!, ¡que tela!. Y, coincido con varias personas en esto, tristemente…

¿POR QUÉ GLUCOSA en un medicamento?, ¿por qué azúcar o edulcorantes?, ¡son NOCIVOS!; ¿por qué bebidas isotónicas en lugar de agua con limón y bicarbonato de toda la vida?; ¿por qué cápsulas recubiertas con…?

Al final, con la cantidad de efectos secundarios, con el ejemplo de la diarrea o los vómitos; si a largo plazo las personas desarrollamos tumores en el tracto digestivo, páncreas, hígado, etc., no lo asociamos a la cantidad de química que nos hemos metido en el cuerpo durante toda nuestra vida. Nos limitamos a decir…, “me ha llegado la hora”, “es que soy un/a viej@”, “es lo que me toca”.

Perdonad pero, NI TE HA LLEGADO LA HORA, NI ERES NINGÚN/A VIEJ@, NI ES LO QUE TE TOCA.

TE TOCA SER FELIZ, CUIDARTE Y MIMARTE. Pero…, DE VERDAD.

Esta ha sido la primera parte de esta entrada. Nos leemos en la próxima…

Os deseo un gran día,

UN ABRAZO GIGANTE CON TODO MI CORAZÓN,

Ayleen C. Safarian

~Azúcar Invertido

*Hola en armenio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s